Compartir con la familia da felicidad

refranesysusignificado.net

La felicidad no es una meta a la cual llegar y estacionarse, es una sensación que se vivencia cuando se disfrutan momentos de alegría a plenitud, son instantes llenos de paz que te permiten magnificar situaciones sencillas pero realmente gratificantes.

A veces somos felices y ni siquiera lo concientizamos, pero si hacemos memoria, podemos recordar, por ejemplo, tantas aventurillas de niños, cuya experiencias nos hacían sentir extraordinarios, nada nos preocupaba, tan solo nos entregábamos a esa actividad y la gozábamos como el mejor de los acontecimientos.

Es una capacidad que lamentablemente con el tiempo se va perdiendo, y cada vez se hace más complejo desligarse de las preocupaciones. Es más a veces tenemos una mala interpretación de la felicidad, y trabajamos en función de ser felices, pero procurando ese plan perfecto, no vemos que en actividades sencillas podemos encontrar esa anhelada sensación.

Cuando decimos compartir con la familia, seguramente a muchos se les ocurre la idea de viajar, o al menos salir de paseo a algún lugar, y si logramos materializarlo, probablemente si todo sale bien, logramos capturar esos momentos de felicidad, es por ello, que comúnmente asociamos la felicidad con salir de nuestras casas.

Así la felicidad se vuelve esporádica, e incluso costosa. Desestimamos el potencial que tienen otras actividades sencillas, sin costo, dentro de nuestra propia vivienda. No lo vemos, porque la rutina que llevamos, nos insiste que el día a día es pesado, que la casa es un cúmulo de actividades repetitivas y hasta desagradable, desde levantarse muy temprano para cumplir con los compromisos y obligaciones, hasta caer muy cansados en la noche.

Por lo tanto, lo recomendable es hacer espacio en esa rutina, para compartir placenteramente con la familia, a través de dinámicas que involucren a todos los integrantes, dar oportunidad a cada quien para que propongan actividades como juegos, ver películas, vídeos, bailes improvisados, deportes, contar anécdotas, pero lo más importante, es dejarse llevar, involucrarse, sin sabotear la intención, sino todo lo contrario, contribuir a que todo resulte satisfactorio.

Desde nuestros abuelos con sus magníficas historietas y pícaros refranes (no importa si no los entendemos, luego podemos consultar un sitio de significados de refranes), hasta nuestros niños con sus ocurrencias de juegos divertidos, pasando también por los jóvenes con su energía, pueden resultar maravillosos encuentros, acompañados de una deliciosa comida y refrigerios.

Lo importante, es procurar compartir en familia y experimentar la felicidad en ello.