Consejos para arreglar un grifo que gotea

A todos nos ha pasado, que con el paso del tiempo los grifos comienzan a gotear y esto produce un gran desperdicio de agua. Para repararlo necesitarás algunas herramientas básicas que encontrarás en barmalopesa al mejor precio del mercado, y sin tener que salir de tu hogar para hacer tu pedido.

Sin embargo, debes tener en consideración algunos puntos básicos que debes tener en cuenta para hacer la reparación por tu cuenta. Por este motivo, me he dado a la tarea de preparar este post para ti, porque así sabrás exactamente cómo hacerlo sin necesidad de contratar a un profesional.

Pasos para reparar tu grifo

Para arreglar tu grifo, bastará con seguir unos simples pasos que te permitirán dejarlo como nuevo:

1.  Cierra el agua

Esto es fundamental para hacer la reparación, especialmente porque de lo contrario podrás tener un completo desastre al intentar quitar el grifo. Así que asegúrate de cerrar bien la llave de paso del agua, y así podrás proceder a continuar con el proceso.

2. Desmontado del grifo

Será el momento de desmontar el grifo, y para ello será necesaria una llave inglesa o una llave Allen. En todo caso, dependerá del tipo de grifo que tengas, y debes extraer el cuerpo del cartucho del grifo, para que puedas llegar hasta el problema.

3. Identifica el problema

En este punto, pueden existir varios problemas que debes identificar que pueden estar causando el goteo. Por lo general, cuando un grifo gotea los problemas se asocian con las juntas que son gomas que están entre las piezas.

Por lo general te encontrarás con una rotura, un deterioro o simplemente suciedad lo que está causando el goteo. Lo más sencillo para que tu grifo quede como nuevo será cambiar la junta, y así tener siempre un excelente desempeño en todo momento, logrando para la fuga.

4. Montal el grifo y prueba

Este es el último paso, y es que una vez que ya solucionaste el problema de las juntas, será el momento de volver a colocar el grifo en su lugar. Debes colocarlo de la misma forma en la que lo habías quitado, haciendo que sea necesario fijarte en el procedimiento que seguiste para desmontarlo.

En todo caso, cuando ya esté en su sitio, será el momento de comprobar que el goteo se ha acabado, y si es así, ya estará reparado tu grifo, y lo mejor de todo sin llamar a un plomero.