La industria de la serigrafía

Lifestyle portrait of attractive young man holding cell phone, having effectively discussed with customer or partner art prints for commercial applications. Small business owner in silkscreen workshop

La serigrafía industrial vivió su época de mayor crecimiento en la década de los setenta. En ese momento, la mayoría de los trabajos de impresión a nivel industrial se llevaban a cabo con esta técnica. Pero con la entrada en juego de la impresión digital el mercado ha sufrido una fuerte sacudida y las cosas parece que han cambiado.

Esto no quiere decir que la serigrafía vaya a desaparecer ni mucho menos, pero sí que su crecimiento se ha estancado y que, aunque todo indica que no va a sufrir problemas ni entrar en retroceso, sí que parece haberse puesto fin a la etapa de crecimiento exponencial que se vivió en el pasado siglo.

Actualmente, la evolución de la industria de la serigrafía se encamina a realizar cada trabajos de cada vez más calidad en terrenos en los que no es posible realizar impresiones por otras técnicas y a mecanizar al máximo los procesos para que todo pueda llevarse a cabo más rápido, con más precisión y al gusto de los clientes que quieren calidad puntera, entregas casi al instante y precios muy competitivos.

Etiquetas, adhesivos, carátulas y displays

Los terrenos en los cuales la serigrafía continúa realizando trabajos punteros y sigue siendo la técnica más solicitada son varios. Entre ellos destaca la fabricación de etiquetas, tanto en papel como autoadhesivas.

Las etiquetas son un elemento clave en el packaging de cualquier producto y si una empresa de impresión es capaz de ofrecer etiqueta de gran calidad, con muy buenas posibilidades de personalización y a precios competitivos se abrirá un hueco en un sector muy importante y que puede proporcionar una importante salida laboral.

Las carátulas y los displays de los diferentes productos también son impresos, en muchos casos, por esta técnica de flexografía consiguiendo ahí otro importante nicho de mercado que complementa al del etiquetado de productos.

Las tintas con diversidad de matices

Si hay un campo en el que la serigrafía está a la vanguardia es el del color. En esta técnica las tintas con matices, brillos y acabados muy llamativos están espectacularmente logradas. Esto hace que la serigrafía siga teniendo una gran importancia en todo el sector de la publicidad, en el cual lo visual es tan importante a la hora de atraer a los clientes.

Un ejemplo de tintas con matices son las tintas térmicas que actúan con el calor, dejando ver un dibujo que aparece cuando se calienta la superficie en la que está impresa y que vuelve a desaparecer al recuperar la temperatura normal.