Regalitos de boda

mercamaterial.es foto 3

A todas lo que estamos casadas nos ha pasado algo similar a lo que os voy a contar. Te la pasas nerviosa con los preparativos, que si la ceremonia que si el traje que si la celebración que si los regalitos. Los regalitos ese detalle tan insignificante que por poca cosa te trae por la calle de la amargura y te hace comerte la cabeza durante unos días.

¿Qué regalas el día de tu boda que les guste a todo el mundo? ¿Cómo sabes que acertarás? Pues no lo sabes y pasas horas y horas buscando algo mono, sencillo y barato. Ya casi todo está visto, desde velas decorativas, abanicos, foulard, cajitas de bombones, figuritas decorativas que acaban en un cajón, botellitas de vino y de aceite…un sinfín de cosas inservibles que todos agradecen mucho pero que todos piensan lo mismo ¿y esto para qué?

Yo fui más allá, dentro de lo que yo buscaba, que fuera moderno, que fuera útil y que fuera bonito encontré en mercamaterial  unas preciosas agendas, unas agendas de bolsillo que estaban disponibles en varios colores y con distintos diseños, una gozada, me encantaron y las compré sin pensármelo dos veces y debo de reconocer que fueron todo un acierto.
El día de la boda como es tradición pasé con mi madre y mi suegra mesa por mesa, persona por persona, recibiendo la felicitación y el regalo de cada uno de ellos y yo les respondía con una gran sonrisa, la inmensa gratitud y una agenda embalada en una preciosa bolsa de rafia que le daba un toque elegante. A todos les gusto mucho, sobre todo a las mujeres que era a las que estaba dedicado este presente, mi novio ofreció a los hombres del evento un puro y una pequeña botella de vino con la etiqueta personalizada con la fecha de nuestro enlace y los nombres.

Y es que en cualquier detalle de la vida hay que ser complaciente con los demás, ayudar en lo necesario e intentar que lo que se hace sea haga con miras a que a los demás les guste. Yo por supuesto lo intento con cada acto, que los que me rodean estén a gusto en mi presencia y que se sientan bien en cualquier momento. No cuesta tanto pensar en los demás y en que es lo que les gustaría, ojala más personas opinaran así.